EBAU 2020 – Recomendaciones a estudiantes

Publicado en Andalucía, EBAU | Deja un comentario

Carmen Jodra – Ménin Áeide Theá (Tradición clásica)

carmen jodra

MÉNIN ÁEIDE THEÁ

Oh Musas de la hermosa cabellera,
castas hijas de Zeus, que en la cumbre
del Helicón sagrado entonáis cantos
a la augusta Hera argiva y Febo Apolo
y Atenea ojizarca, concededme
la habilidad e inspiración divina
de escribir un relato o cuento corto,
de entre tres y seis páginas, con letra
Arial de doce puntos, veinticinco
palabras cada linea, a doble espacio
y presentado bajo lema o plica,
para poder ganar un premio o dos
y ver un poco de dinero fresco.

(De Carmen Jodra, Rincones sucios, 2011)
Publicado en Clásicas, Mujeres, Poesía, Tradición clásica | Deja un comentario

Anne Carson – Un poema de La belleza del marido (Tradición clásica)

anne-carson-2

XI. HAZ LOS CORTES DE ACUERDO CON LAS VIVAS
ARTICULACIONES DE LA FORMA LE DIJO SÓCRATES A FEDRO
CUANDO ESTABAN DISECANDO UN DISCURSO SOBRE EL AMOR

Por qué la naturaleza me entregó a esta criatura; no digáis que fue elección mía,
fui aventurada:
por una suerte de pura gravedad de la existencia misma,
¡conspiración del ser!
Teníamos quince años.
Fue en clase de latín, era el final de la primavera y de la tarde, la pasiva perifrástica,
no sé por qué me di la vuelta
y ahí estaba.
Sabes, dicen que un carnicero zen hace un corte preciso y la res entera se quiebra en pedazos
como un rompecabezas. Sí un lugar común

y no ido disculpas porque como he dicho no fue culpa mía, estaba desprotegida
frente a la existencia
y la existencia depende de la belleza.
Al final.
La existencia no parará
hasta conseguir la belleza y entonces se sucederán todas las consecuencias que conducen al final.
Es inútil interponer análisis
o hacer sugerencias equivocadas.
Quid enim futurum fuit si… Qué hubiera pasado si, etc.
La voz del profesor de latín
subía y bajaba en suave oleaje. Una pasiva perifrástica
puede reemplazar al imperfecto o al pluscuamperfecto de subjuntivo
en una afirmación falsa.
Adeo parata seditio fuit
ut Othonem rapturi fuerint, ni incerta noctis timuissent.
La conspiración estaba tan avanzada
que de no haber temido los peligros de la noche hubiesen capturado a Otón
Por qué tengo
esta frase en la cabeza
¡como si hubiera ocurrido hace tres horas y no hace treinta años!
Sigo desprotegida, es de noche ahora.
Cuánta razón tenían al temer sus peligros

(De Anne Carson, La belleza del marido, 2003)
(Traducción: Ana Becciu)

swirl-th

XI. MAKE YOUR CUTS IN ACCORDANCE WITH THE LIVING JOINTS
OF THE FORM SAID SOCRATES TO PHAEDRUS WHEN THEY
WERE DISSECTING A SPEECH ABOUT LOVE

Why did nature give me over to this creature – don’t call it my choice,
I was ventured:
by some pure gravity of existence itself,
conspiracy of being!
We were fifteen.
It was Latin class, late spring, late afternoon, the passive periphrastic,
for some reason I turned in my seat
and there he was.
You know how they say a Zen butcher makes one correct cut and the whole ox falls apart
like a puzzle. Yes a cliché

and I do not apologize because as I say I was not to blame, I was unshielded
in the face of existence
and existence depends on beauty.
In the end.
Existence will not stop
until it gets to beauty and then there follow all the consequences that lead to the end.
Useless to interpose analysis
or make contrafactual suggestions.
Quid enim futurum fuit si… What would have happened if, etc.
The Latin master’s voice
went up and down on quiet waves. A passive periphrastic
may take the place of the imperfect or pluperfect subjunctive
in a contrary-to-fact condition.
Adeo parata seditio fuit
ut Othonem rapturi fuerint, ni incerta noctis timuissent.
So advanced was the conspiracy
that they would hace seized upon Otho, had they not feared the hazards of the night.
Why do I have
this sentece in mind
as if it happened three hours ago not thirty years!
Unshielded still, night now.
How true they were to fear its hazards.

(Anne Carson, The beauty of husband, 2000)

swirl-th

El pasaje de las Historias de Tácito que aparece en el poema trata sobre la rebelión del ejército de Germania. Este es el texto completo y su traducción:

adeo parata apud malos seditio, etiam apud integros dissimulatio fuit, ut postero iduum die redeuntem a cena Othonem rapturi fuerint, ni incerta noctis et tota urbe sparsa militum castra nec facilem inter temulentos consensum timuissent, non rei publicae cura, quam foedare principis sui sanguine sobrii parabant, sed ne per tenebras, ut quisque Pannonici vel Germanici exercitus militibus oblatus esset, ignorantibus plerisque, pro Othone destinaretur.

(Tacitus, Historiae I, 26)

Y hasta tal punto los malvados estaban preparados para la sedición, e incluso los honrados para pasar todo por alto, que el día 14 de enero estuvieron a punto de raptar a Otón cuando regresaba de una cena, pero sintieron miedo por la incertidumbre de la noche, por los controles de soldados distribuidos por toda Roma y porque entre borrachos no es fácil llegar a un consenso. No sentían preocupación por el Estado, al que, sobrios, se disponían a mancillar con la sangre de su emperador, sino que sentían miedo de que en la oscuridad cualquiera que se ofreciera a los soldados del ejército de Panonia o de Germania pudiera pasar por Otón, puesto que la mayoría de la gente no lo conocía.

(Tácito, Historias I, 26)
(Traducción: Antonio Ramírez de Verger)

swirl-th

 

Anne Carson, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2020

Publicado en Clásicas, Mujeres, Poesía, Tradición clásica | Deja un comentario

Clásicas – Cuaderno de Latín para preparar las PAU (Anaya-VOX)

Publicado en Clásicas, EBAU, PAU | Deja un comentario

Rosa Berbel – Microcosmos (Poesía)

rosa-berbel

(Rosa Berbel lee su poema Microcosmos)

Microcosmos

Comenzamos despacio a desnudarnos,
dentro de un coche viejo.
El coche, que no es nuestro,
se balancea a uno y a otro lado,
de delante hacia atrás con un vaivén distante,
sostenido.
Parece que me tocas como suelen tocarse
las cosas mal prestadas.
No demasiado lejos, se oye el rumor sencillo
que precede a un derrumbe.
Un edificio aguarda su caída.
Cualquier cambio imprevisto provocaría el colapso,
un movimiento torpe
podría fácilmente volarnos por los aires.
Si la violencia rítmica de nuestros cuerpos
fuera interrumpida,
si yo, mujer, gritara,
o apuntara hacia ti o cayera desnuda
sobre la tierra sucia, entonces,
todos estaríamos perdidos.
Mi llanto, aun solitario, dejaría tras de sí
una masacre.
La escena, un equilibrio súbito y remoto,
nos tensa a los dos lados
para siempre.
La intimidad sostiene los cimientos
de las casas en ruinas que nunca construiremos.

(De Rosa Berbel, Las niñas siempre dicen la verdad, 2018)
Publicado en Mujeres, Poesía | Deja un comentario

Rosa Berbel – Quemar el bosque (Poesía)

AAM_rosa berbel 2

(Rosa Berbel lee su poema Quemar el bosque)

Quemar el bosque

Nos observo en la calle un día nublado,
como niños muy viejos jugando sin permiso
junto a máquinas sucias de conservas.

Estamos en el centro de la imagen,
nuestros rostros pequeños en el centro de todo,
con una luz encima.

Todo está muerto aquí, y sin embargo,
la basura expandía los límites del mundo,
como una geografía improvisada.

Inventamos un juego,
que consistía primero en pedir algo,
en estricto silencio.
Un deseo, tal vez,
una idea primera de la suerte.

¿No era esto madurar: elegir cosas
y esconder la elección a los demás?

Girábamos después sobre nosotros,
distraídos y torpes,
con todas nuestras ganas, una vuelta
tras otra,
el máximo posible de minutos.
Ganaba el que aguantara
por más tiempo,
esquivando el mareo o el cansancio.

Tú y yo siempre perdíamos.
Hemos vuelto a perder en esta escena.

Pero el hallazgo era nuestra suerte:
descubrir que los trazos del cuerpo y sus excusas
condicionan el resto del paisaje.

(De Rosa Berbel, Las niñas siempre dicen la verdad, 2018)
Publicado en Mujeres, Poesía | Deja un comentario

Rosa Berbel – Planes de futuro (Poesía)

Rosa-Berbel-1

(Rosa Berbel lee su poema Planes de futuro)

Planes de futuro

Tenemos cuarenta años y un trabajo que odiamos
que nos hace pagar las facturas,
llegar a fin de mes,
tener eso que llaman dignidad
y que se siente igual que la tristeza.

Tenemos un trabajo y un piso en la playa,
pero ante el mar soñamos
un milagro:
nuestra ropa en la arena como entonces
y quedarnos así a la intemperie, uno
enfrente del otro,
con toda la extrañeza de los cuerpos desnudos,
con esta luz precaria,
con un amor que existe y no nos basta.

Tenemos cuarenta años y dos hijos que corren,
que gritan y que lloran
porque la arena está demasiado caliente,
porque nosotros discutimos,
porque no hay nada aquí que nos divierta.

Tenemos casa hijos y demasiado miedo
a la muerte, a los contratos temporales
como la gente normal, miedos
de gente feliz, miedos felices,
como este insomnio dulce de los días
antiguos o esta nostalgia común
y rutinaria.

Tenemos cuarenta años y un país que no no nos nombra
no cogemos aviones
porque hemos olvidado
cómo decir te quiero en otras lenguas,
la violencia del viaje,
cómo dormir tranquilos en hoteles lejanos
donde nadie nos llama por las noches.

Tenemos cuarenta años y una vida feliz
feliz sin contratiempos
una vida segura,
equilibrada.

Pero después del amor, de la rutina,
de la clase privada y el verano,
la realidad regresa
inconformista.

(De Rosa Berbel, Las niñas siempre dicen la verdad, 2018)
Publicado en Mujeres, Poesía | Deja un comentario

Rosa Berbel – Nunca, nada, nadie (Poesía)

Rosa-Berbel-1

(Rosa Berbel lee su poema Nunca nada nadie)

Nunca nada nadie*

Me pregunto con cuánta de esta gente
volveremos a estar o cuál será su nombre
si tendrán esta misma rabia
por las malas jugadas de la vida
o esta felicidad momentánea
y dorada
que atraviesa los parques y las manos
si este espacio que ahora compartimos
será mañana otro si mañana seremos
quizá otros y nos conoceremos desde cero
y no recordaremos el momento
en que pisamos juntos estas plazas
la canción que sonaba en aquel saxo
aquel niño perdido que lloraba en el suelo
o la belleza fugaz
de los semáforos
en los que todo el mundo se besaba.

*Nunca, nada, nadie. Tres palabras terribles, sobre todo la última.
Antonio Machado

(De Rosa Berbel, en la antología poética Supernova, 2016)

Rosa-Berbel-2

Publicado en Mujeres, Poesía | Deja un comentario

FINIS CORONABIT VIRVS (Petición en change.org)

Firma la petición en el siguiente enlace:

https://www.change.org/selat-alphabetum/

 

Alphabetum

FINIS CORONABIT VIRVS

Ante los problemas técnicos por saturación de firmas que dio el enlace del anterior póster FINIS CORONABIT VIRVS, la Sociedad de Estudios Latinos española (SELat) tiene el honor de remitir esta nueva versión, con el enlace de firmas ya cambiado, del mismo póster en apoyo de que se unan los Gobiernos de varias naciones del mundo con el de España para solicitar a la UNESCO que declare el Griego, el Latín y la Cultura Clásica Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
Este póster fue presentado por el Prof. José María Maestre Maestre, Presidente de la SELat con la colaboración de numerosas entidades y personalidades españolas y extranjeras (Francia, Grecia, Portugal, México, Ecuador, Uruguay y todos los países representados por la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina), el pasado sábado 30 de mayo de 2020 en el seno del I Congreso Virtual Multidisciplinar Covid_19, en el que participaron 12.000 profesionales del ámbito sanitario de 42 países.
Dentro de unos días la SELat días remitirá el vídeo de dicha presentación, en la que, además de enviar un mensaje de “verde esperanza y humana solidaridad” a la humanidad, la SELat felicitó públicamente a todos los profesionales de la sanidad que han arriesgado y siguen arriesgando sus vidas durante esta terrible pandemia.
Pero, como ya se ha dicho, el póster tiene también otro objetivo en nuestro ámbito. Ayúdanos a acabar con el “virus del olvido” que “mata” el Griego, el Latín y la Cultura Clásica.
Tu firma es el “antídoto”. Firma, por favor, siguiendo las aclaraciones técnicas que se te dan una vez que estás dentro del enlace.
Contribuye a dar nueva vida a este póster en Internet y en todas las redes sociales. Te rogamos que lo reenvíes con este mismo texto que, para una mayor difusión, ponemos en versión española e inglesa.
Solo así podremos conseguir el verdadero “remedio” para el Griego, el Latín y la Cultura Clásica.
Por otra parte, la SELAT anima a cuantas entidades y personalidades españolas y extranjeras quieran que, además de firmar, sus nombres figuren en el listado de entidades y personalidades colaboradoras, nos lo comuniquen a la dirección selat.org@gmail.com.
La SELat aprovecha esta ocasión, por último, para felicitar de corazón a todos los profesionales sanitarios españoles -y, por extensión, a todos los del mundo- por la justa concesión, en el día de hoy 3 de junio de 2020, a todos ellos del Premio Princesa de Asturias de la Concordia.

AD VNESCO OMNES NATIONES!

Sociedad de Estudios Latinos,
Junta Directiva

P. D.: La plataforma Change.org puede dar algún problema puntual por su enorme uso en estos días para miles de causas justas. Por favor, sean pacientes, los problemas son pasajeros.

Archivo PDF

Alphabetum

 

FINIS CORONABIT VIRVS

In view of the technical difficulties due to the saturation of signatures produced by the link of the former FINIS CORONABIT VIRVS poster, the Spanish Society of Latin Studies (SELat) has the honor to send this new version with the new link of signatures of the same poster in support of joining the governments of several nations of the world with that of Spain in order to request UNESCO to declare Greek, Latin and Classical Culture Intangible Cultural Heritage of Humanity.
This poster was presented by Prof. José María Maestre Maestre, President of SELat, with the collaboration of several Spanish and foreign entities and personalities (France, Greece, Portugal, Mexico, Ecuador, Uruguay and all the countries represented by the Association of Universities Entrusted to the Society of Jesus in Latin America), last Saturday, 30 May 2020, in the First Multidisciplinary Virtual Congress Covid_19, which was attended by 12.000 health professionals from 42 countries.
In a few days, SELat will send the video of this presentation, in which, in addition to sending a message of “green hope and solidarity” to humanity, SELat publicly congratulated all health care providers who have risked and continue to risk their lives during this terrible pandemic.
But, as has already been said, the poster also had another goal related to our field of study. Help us to put an end to the “virus of oblivion” that “is killing” Greek, Latin and Classical Culture.
Your signature is the “antidote”. Please sign by following the technical explanations given to you once you are inside the link.
Contribute to give new life to this poster on the Internet and in all social networks. We ask you to send it back with this same text, which, for greater diffusion, is written in Spanish and English versions.
Only this way we can get the real “remedy” for Greek, Latin and Classical Culture.
On the other hand, SELat encourages all entities and Spanish and foreign personalities who wish to sign and have their names included in the list of collaborating entities and personalities, to inform us at selat.org@gmail.com.
Finally, SELat takes this opportunity to heartily congratulate all Spanish health care providers -and, by extension, all those in the world- on having obtained, as we have learned today June 3, 2020, the Princess of Asturias Award for Concord.

AD VNESCO OMNES NATIONES!

Society for Latin Studies
Management Board

P. S.: The Change.org platform may give some occasional problems because of its huge use these days for thousands of just causes. Please, be patient, these disruptions are totally temporary.

PDF archive

J. M. Maestre Maestre, FINIS CORONABIT VIRVS. Change.org

Publicado en Clásicas | Deja un comentario

María Eugenia Motilla Serrano – Breve introducción al sueño de Aquiles (Tradición clásica)

María Eugenia Motilla Serrano

(Leído por María Eugenia Motilla Serrano)

Breve introducción al sueño de Aquiles

Seamos con nuestras vidas como arqueros que
tienen un blanco
Aristóteles

Cada flecha es un día. Tiene un punto
cercano al sol y luego, exhausta, baja.
Julio Martínez Mesanza

A ti, por haberme devuelto la esperanza
en este lado del paraíso

Es la hora de la medianoche.
Convocado por una luz inversa,
el continuo grillar de los insectos,
los astros palidecen en un cielo firme
y utilizan tan sólo mi rostro como espejo
donde los párpados serenamente admiten
mi revelada réplica en otros parajes posibles.
El día se ha disuelto en archipiélagos de azogue,
la Voz es polvo dispersado entre las voces,
el canto de las voces dorando la Voz perdida.
Aún se aprecia lejano el paso del poeta
anunciando la víspera de la inconsciencia.
Beberé de las aguas tranquilas del Leteo,
pasearé por sus márgenes, aceptaré sus leyes
como un extranjero recién aparecido
y toda bestia, todo ser engendrado en este viaje
parecerá inocente y virtuoso.
Presiento cerca el límite de la materia
donde suena un bordón de procedencia indescifrable,
donde causa y enigma y laberinto
tal vez designen una misma cosa
observada a través de un fino prisma de cristal.

He sido arrojado a la visión.
Las ánimas abstractas que cincelan este espacio
adoptan la silueta de mi madre,
de rugido y de llama, en una mañana sin gallos,
unge con ambrosía, en las primeras luces,
a seis vástagos; hijos de la ruina del Tiempo;
sus cuerpos núbiles ya al ocaso purifica
de la esencia mortal que emanan
en el fuego del hogar hasta el basalto;
–ya no son la inmortal fuerza que consumirá
la edad de hierro y anunciará el alba de la de oro–
y huye como una ráfaga tras consumar el rito.
Ahora duermo en los brazos del ser más justo,
aquél que me enseñó a sanar la herida más profunda,
aquél que con el hueso de un gigante
me confió el don del vuelo; extraña vocación
del reino de las aves. Pero lejos de la flecha
y el arco he despertado oculto tras un velo,
resguardado de los tambores que resuenan
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankya a lo lejos.
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankAún es pronto para volver a casa.

Y todo es negro como la brea que nutre
el casco del navío desde donde ahora veo arder
las murallas blancas de Ilión.
Sus cenizas llueven sobre los jardines
como la niebla se recuesta sobre el mar.
Esta tierra que he pisado y no es la mía
donde he visto mis grebas, mi escudo herido
de sangre, de la sangre del mejor confidente,
de aquél que debería haber regresado, intacto;
por mí guardar los doce días
y sobre el ascua lánguida entonar el rojo treno,
allí, donde reposa el polvo del héroe
que no hubo de quedarse para ver
y vi y ciego escuché el viento pasar ante un espejo
y esta vez, caminé solo, solo detrás de mi derrota.
Las bridas del Destino me delatan, ahora que yazgo
junto aquél que entregó a sus gentes por el vicio
y su flecha clavó en mi centro; la muerte sin reposo.
El molde de mi tumba se dibuja
en el círculo donde agonizan los amantes
ya privados de roce y consuelo; eternamente
el fragor de grullas y estorninos.
Y fui consciente de mi propia tentación
y fui testigo de algún juicio equivocado;
aquellos que dejaron de leer en ese instante
albergaban en su amor una música inocente.
Apartados, en doble llama arden
los que encadenaron con verbo de tahúr,
mi noble espíritu a la argolla de esta guerra sin principios.

La aurora revela rosada, a paso lento, la vigilia de plomo.
La autonomía de la luz primera
cede como un dosel acariciando mi cuerpo
tras el delirio a punto de extinguirse.
He negado las armas que flanquean la travesía.
Tres peldaños separan el sueño del bautismo
que vestirá mi nombre con sangre nueva
y las llaves de plata y oro en mi mano confirmarán
que sólo yo poseo el poder de mi expiación;
que un dios ha de tener la medida del hombre tranquilo
y la paciencia del orfebre.

Pisan mis pies las tiernas huellas de la playa.
La arena y sus diamantes de sílice refulgen.
Nunca el tiempo de cuarzo relató su avance tan de cerca,
la ilusión de un principio, aquí, en las tierras del diluvio
donde el prodigioso hacer de la rocas
definió los contornos del hombre y su tiempo,
la exactitud del minucioso azar, esa lanza que hiere y sana
y alzo por fin triunfal el dominio de mis actos.
El mar en su lenguaje de orlas blancas
devuelve mi atención al horizonte
y una luz animal envuelve dos figuras
a lo lejos, muy cerca de la orilla.
La sonrisa de Esciros y el fruto de su vientre
llegaron a Ptia tras mi espada desnuda,
desnuda de batallas en favor de los templos;
desnuda de la marca atroz que teje el hierro en la carne
y la memoria en ruinas de este mundo que no comprendo.
Domo su rizo entre mis dedos; casi negro
como la compunción después de la violencia del sueño.
“Yo soy tú mismo” me susurra con voz futura
y contemplamos cómo Ilión se erige soberbia
en el crisol de azules al otro lado del Egeo.
Descifrando el silencio pienso en anaqueles vacíos,
epopeyas en cuyas páginas no se hablará de mis hazañas.
No importa. Sabio es quien supo huir de la gloria,
cuando ésta es vana y no perdura
y cometer el acto temerario de pretender la vida,
reconocerse en la hora presente, suceder
en los seres en que habitas y el perpetuo asombro
de la memoria sacudida en su deriva,
y hallarse en la pureza de su luz en este lado del paraíso.

(De María Eugenia Motilla Serrano, en Estación Poesía, nº 19, 2020)
Publicado en Clásicas, Mujeres, Poesía, Tradición clásica | Deja un comentario