Clásicas – Petición en change.org en favor del Griego

(Programa Hoy por hoy, Cadena Ser, 27-1-21)

Hace menos de una semana que comenzó una petición de las alumnas de Griego del IES Néstor Almendros (Tomares, Sevilla) para que se fije la asignatura de Griego en bachillerato, y ya está cerca de las 5.000 firmas.

El 25 de enero, en la 7 de la Televisión de Murcia, ya se hizo eco de esta petición la profesora Alicia Morales, de la Universidad de Murcia. El vídeo puede verse a continuación:

Hoy mismo, 27 de enero, en el programa Hoy por hoy, de la Cadena Ser, se ha hablado también de esta petición y han intervenido en el programa Sara Romero (una de las alumnas que ha iniciado esta petición) e Irene Vallejo, recogiendo la opinión y el sentir de los profesores y amantes de las lenguas clásicas. Ese es el programa completo que tenéis en la cabecera de esta entrada debajo de la imagen de la petición.

Desde aquí queremos hacernos eco de esa petición y felicitar tanto a las alumnas como a su profesora, Encarna Yáñez, y animar a todos a firmar la petición. Mucho ánimo y no cejéis en vuestro empeño, que es también el nuestro.

(Las alumnas de Griego de 2º de bachillerato del IES Néstor Almendros, Tomares, Sevilla)

Puedes firmar la petición haciendo click en este enlace

N.B.: Intentaré actualizar esta entrada con cualquier tipo de información que se publique en los medios, por lo que, si alguien tiene conocimiento de ello, le ruego que me lo comunique a través de los comentarios a esta entrada.

Actualización (28 de enero de 2021): Comienzan a llegar las adhesiones y manifestaciones de apoyo a la petición de las alumnas del IES Néstor Almendros (Tomares, Sevilla). En este caso, los primeros en lanzar a las redes su apoyo a la petición han sido los alumnos del IES Vicente Aleixandre de Sevilla, que han realizado el siguiente video:

(Alumnos de Humanidades del IES Vicente Aleixandre de Sevilla)

Actualización (29 de enero de 2021): Hoy la noticia ha aparecido en el informativo de Canal Sur Noticias y en el diario Triana Digital.

(Noticia en Canal Sur, Noticias 1, Sevilla)

Además se ha entrevistado en Canal Sur Radio (29-1-21) a Sara Romero (alumna) y a Encarnación Yánez (profesora del IES Néstor Almendros de Tomares, Sevilla):

Y se ha entrevistado también en Canal Sur Radio (29-1-21) a María Maeso, profesora del IES Vicente Aleixandre de Sevilla:

Actualización (30 de enero de 2021): La noticia se ha publicado en ABC de Sevilla con el título “Del «caos» al «arjé»: las defensoras sevillanas del griego triunfan en redes sociales con miles de apoyos“.

La noticia ha aparecido también hoy en el diario digital Huffingtonpost con el título “La odisea de seguir estudiando Humanidades“.

Hoy también mi compañero y amigo de Extremadura Manuel Moreno (@teagenes, en Twitter), me ha recordado que hace ya tiempo, en febrero de 2020, puse en internet un audio de Irene Vallejo sobre el valor de las lenguas clásicas en la educación. Lo dejo aquí como apoyo a esta campaña porque sé que todos disfrutaréis de las palabras de Irene.

Actualización (31-1-21): Esta mañana Sara Romero y Encarna Yánez han sido entrevistadas en Aragón Radio. Dejo aquí la entrevista:

También hoy, en ABC de Sevilla, Daniel Ruiz ha publicado una columna titulada “La llama de Manuela“, en homenaje a su profesora de Griego, donde hace referencia a la petición iniciada por las alumnas del IES Néstor Almendros de Tomares. Me quedo con el último párrafo:

“Ahora que oteo los 45 en el horizonte, y que yo también he comenzado el regreso, quisiera tener aquí a Manuela para poder agradecerle todo lo que nos dio entonces. Su llama vive en mí hasta el punto de que hoy no sería el hombre que soy sin ella. Es precioso reconocerla en jóvenes de apenas 17 años como las alumnas del Néstor Almendros: como miembros de una cofradía secreta, ellas portan la luz, ellas resucitan lenguas muertas.”

Correcciones (31 de enero de 2021): Me corrijo: hacía menos de una semana, cuando escribí las primeras líneas, que tuve noticia de que se había iniciado la petición, pero, en realidad, el primer mensaje de Sara en esta petición es del 30 de diciembre de 2020. Hoy, 31 de enero, la petición está muy cerca de alcanzar las 6.000 firmas. Ya el 14 de enero, la Asociación REDES (de Sevilla) publicó un podcast (Sara Romero, en defensa de las Humanidades en Bachillerato) en el que entrevistaban a Sara.

Actualización (1 de febrero de 2021): Hoy se ha publicado en el blog de opinión de eldiario.es un fantástico artículo, obra de Beatriz Vidal (@BeatrixWidal en Twitter), titulado “Sin Griego y Sin Latín es cultura de impostores para autómatas“, en el que la autora expresa tanto su apoyo a esta iniciativa de las alumnas de Tomares y de Sevilla como su propia experiencia como alumna de lenguas clásicas. Como ejemplo dejo aquí el último párrafo del artículo:

“La primera vez en la vida que me sentí adulta fue al continuar del lado de la Cultura Clásica, cuando comencé a estudiar Latín en 4º de ESO. El Latín y el Griego que siguieron en 1º de Bachillerato alimentaron mi mirada y a mi pensamiento lo criaron más allá. Sin Griego y Sin Latín yo no habría tenido facilidad para los idiomas. Sin Griego y Sin Latín yo no habría querido escarbar las raíces de nuestras palabras. Sin Griego y Sin Latín yo no me habría dado cuenta de que continúan bajo estos pies. Sin Griego y Sin Latín yo no habría estudiado Filología. Sin Griego y Sin Latín no habría conocido las voces de Homero, la de Cervantes, la de Irene Vallejo. Sin Griego y Sin Latín yo no habría fantaseado con un poema propio. Sin Griego y Sin Latín yo no estaría ahora mismo escribiendo esto: no trataría de explicarme lo mejor posible, ni tú leerías jamás lo que te estoy diciendo. Como las palabras pueden no significar nada, amárrate a estas dos: Latín y Griego. Son las que a mí me liberaron.”

Hoy he pensado que sería bueno incluir aquí el video que realizaron las alumnas de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) para apoyar la iniciativa de la plataforma #EscuelaConClásicos, en el que se muestra la importancia de las lenguas clásicas en la educación y en nuestra cultura.

Actualización (2 de febrero de 2021): Ayer tuve noticia, a través de las redes sociales, de la carta enviada por el Presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC) al Director del IES Néstor Almendros de Tomares (Sevilla). Por su interés transcribo aquí el contenido de dicho escrito:

Madrid, 28 de enero de 2021

Estimado señor:
Desde la Sociedad Española de Estudios Clásicos, cuyos más de tres mil socios incluyen a la mayoría de los profesionales, investigadores, profesores y estudiantes relacionados con el Mundo Clásico en España, nos dirigimos Ud. para transmitirle nuestro total apoyo a las doce estudiantes de su centro que han iniciado una campaña para solicitar el poder estudiar Griego en el Bachillerato.
Estas doce estudiantes aciertan en su campaña al resumir de un modo preciso, claro y breve los motivos por lo que en un país como España el estudio del Griego, del Latín y de la Cultura Clásica no es un lujo superfluo o una ocupación ociosa, sino algo extremadamente útil. Nuestra lengua, el castellano, es una forma de latín, lo que nos permite compartir una gran parte del vocabulario con otras muchas lenguas de Europa y, por extensión, del Mundo. Y su estudio, por tanto, facilita el aprendizaje de otras lenguas. El griego es la lengua de la procede la inmensa mayoría del vocabulario técnico y científico, por lo que facilita el aprendizaje y comprensión también de las materias de ciencias experimentales, como prueba el hecho de que haya asignaturas de etimología científica en muchas facultades de Medicina de España y otros países. La cultura antigua está en la base de nuestra literatura, el arte, la filosofía, el deporte y de los sistemas políticos. Pocas materias habrá más transversales que la Cultura Clásica. Y el acceso a todo ello ha de hacerse sobre todo por medio de las lenguas, que dan las claves para conocer los contenidos.
La petición de sus estudiantes ha tenido, además, una repercusión regional y nacional extraordinaria, que ha puesto a su centro y a los estudios clásicos, el Griego en particular, en primera fila de la atención pública. A este asunto le han dedicado tiempo de atención ni más ni menos que en hora de máxima audiencia en la Cadena Ser nacional, en Onda Cero y sabemos que varios medios escritos, como El País, prepara reportajes relacionados con ello.
Consideramos oportuno, por tanto, hacerle llegar nuestra felicitación, en primer lugar, a sus estudiantes, que han mostrado la madurez suficiente como para manifestar claramente sus opiniones y deseos y la reclamación de su derecho a estudiar una materia como Griego, que conciben como parte de su programa personal y vocacional.
Pero también queremos felicitar a su equipo directivo y a los profesores de su centro. Deben sentirse extremadamente orgullosos de sus alumnas, puesto que han mostrado en la práctica aquello que es el objetivo último de cualquier programa educativo: la formación de ciudadanos conscientes, críticos y responsables, capaces de argumentar y de pelear por lo que les interesa. La reclamación por ellas formulada es la demostración más clara de que En su centro este objetivo ha tenido éxito. Les felicitamos por ello.
Nos permitimos, finalmente, solicitar de Ud. que atienda la petición, justa y razonada, de las estudiantes. Es su futuro sobre lo que Uds. están decidiendo.
Muy atentamente,

Jesús de la Villa
Presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos

Hoy he sabido a través de Encarna (gracias, Encarna) que el pasado 25 de enero  entrevistaron a Jesús de la Villa, a Encarna y a Sara en el programa de Onda Cero Julia en la onda (de Julia Otero) sobre este asunto y he pensado que también habría que dejar aquí constancia de dicha entrevista. Aquí está:

(Programa Julia en la onda, de Onda Cero, 25-1-21)

Actualización (10-2-21): Ayer, 9 de febrero, el programa de Radio Clásica Café Zimmermann, presentado por Eva Sandoval y Clara Sánchez, se hizo eco de la petición de las alumnas de Tomares. El programa, titulado “Sin griego y sin latín es cultura de impostores (9-2-21)”, está disponible en la sección Alacarta en este enlace.

Actualización (11-2-21): Ayer, 10 de febrero, se publicó en la página web mujeresaseguir.com un artículo con el título “Las adolescentes que se han unido para salvar la asignatura de Griego, en el que recogen la petición de las alumnas de Tomares junto con las declaraciones de Sara y Encarna.

Actualización (12-2-21): Hoy las alumnas del IES Néstor Almendros de Tomares (Sevilla) nos han presentado sus razones para defender la asignatura de Griego en bachillerato y las han publicado en este video:

Actualización (13-2-21): Ayer se publicó en la página web salvalopublico.es  la reflexión de Arantxa Aguirre, cineasta, filóloga y académica de Bellas Artes titulada “#GreeksMatter” (en pdf en el enlace). Por su interés he pensado que sería bueno dejar aquí el contenido completo de esta reflexión, acompañado de algunas imágenes. Muchísimas gracias, Arantxa, por estos atinados pensamientos.

Puedes apoyar y firmar la petición que da pie a este artículo aquí.

#GreeksMatter

Arantxa Aguirre
Cineasta y Filóloga. Académica de Bellas Artes

Trece alumnas de 2º de Bachillerato en el IES Néstor Almendros de Tomares (Sevilla) han recurrido a la plataforma change.org para hacer una petición. ¿Qué les preocupa a estas chicas, que dentro de poco se enfrentarán a la temida Selectividad y en breve enfilarán el camino hacia una profesión, hacia su destino? Todo en este momento de sus vidas apunta al futuro y, sin embargo, sorpresivamente, como en uno de esos “momentos estelares” que relata de forma magistral Stefan Zweig, ellas se han detenido para volver la mirada hacia quienes vienen detrás. Todo lo que piden es que en su instituto no desaparezca la asignatura de griego, que desde 2014 dejó de ser obligatoria en el Bachillerato de Humanidades. Ellas la eligieron como optativa y la han estudiado durante dos años. Sea lo que fuere aquello que han aprendido, lo consideran suficientemente importante como para ponerse en marcha con el objetivo de que las promociones más jóvenes no se lo pierdan.

Mira por dónde, esta iniciativa local, que a alguno le podría parecer extravagante o arbitraria, ha obtenido de momento 6.500 firmas, la atención de medios como la Cadena Ser y Onda Cero, varios reportajes en la prensa escrita y también el apoyo de personalidades como Irene Vallejo además de un escrito de adhesión de la Sociedad Española de Estudios Clásicos. ¿Qué ha pasado aquí? ¿Dónde está la noticia?

A mi entender, estas trece chicas, como en el cuento tradicional, han alzado su voz para decir lo que todos teníamos delante y nadie contaba, a saber, que el rey está desnudo. Porque, ¿en qué momento del partido algún lumbrera decidió que el griego no fuera obligatorio en el Bachillerato de Humanidades? Pero, sobre todo, ¿cómo es posible que todos los demás, si bien acuciados por otros mil asuntos, no nos diéramos cuenta de la barbaridad que se estaba cocinando delante de nuestras narices?

Porque, vamos a ver, ¿qué sucedáneo de “Humanidades” será este que se permite prescindir nada menos que de la lengua y la cultura griegas? ¿Estamos todos locos? La civilización griega está en la base de nuestra cultura y lleva inspirándonos y alimentándonos desde la noche de los tiempos. Su estudio fue privilegio de las élites hasta que la instrucción pública quiso ponerlo al alcance de todos. ¿Qué aberración es esta que nos hace prescindir sin asomo de rebelión de una conquista semejante?

Despertemos de una vez. Digámoslo alto y claro. No nos dejemos. Los Institutos no son fábricas de empleados. El objetivo de la educación secundaria no consiste en que seas un trabajador competente. Hay algo más. Algo tan sutil como decisivo, algo de lo que depende el futuro. El conocimiento por el conocimiento importa. Importa tanto que marca la diferencia entre una persona que es capaz de defenderse ante cualquier abuso y otra que no lo es. Sin recursos, referentes, conciencia crítica, sin un cerebro adiestrado en la reflexión, la argumentación, el debate, estaremos cada vez más a merced de charlatanes y demagogos. Ya hubo hace pocos años un conato de cargarse la filosofía en el Bachillerato. El griego ya no es obligatorio para los estudiantes de Humanidades. ¿Qué será lo próximo, si no estamos alerta? Los derechos adquiridos nunca se pueden dar por sentado. Hay que velar por ellos con la misma atención que el guardián del bosque de Nemi, sabiendo que en cuanto nos quedemos dormidos o desfallezcan nuestras fuerzas vendrá alguien a usurparlos.

Mi amigo Pedro, antiguo dueño del restaurante Trafalgar en Vejer de la Frontera, contaba que una clienta inglesa le preguntó una vez por qué su restaurante se llamaba como una plaza de Londres. Armándose de paciencia, Pedro le explicó que la plaza en cuestión se llamaba como el cabo de Trafalgar, situado a pocos minutos del restaurante. Esperemos que los jóvenes de este país no sólo puedan recorrer el Museo del Prado reconociendo mínimamente las historias recogidas en sus cuadros sino que sepan también que Neptuno es algo más que la plaza preferida por los hinchas del Atlético de Madrid.

Las trece de Tomares, cuando paseen por su pueblo, dentro de muchos años, podrán contarles a sus nietos que ese era su instituto, el “Néstor Almendros”, llamado así en memoria de un director de fotografía de la Nouvelle Vague, como todos los alumnos sin duda conocen, pero que ellas saben algo más. Que este señor, Néstor, debe su nombre a uno de los Argonautas —esos héroes que navegaron en busca del vellocino de oro—, que más tarde llegó a ser rey de Pilos y combatió en la guerra de Troya al lado de los aqueos, tal como cuenta Homero en la Ilíada. Y que, si se portan bien, les hablarán además de Ulises y las sirenas y Polifemo y Penélope e incluso de Argos, el perro de Ulises, que le reconoció veinte años después de su partida. ¡No soy capaz de imaginarme niños más afortunados!

Salva Lo Público, febrero de 2021

(Arantxa Aguirre)

Actualización (16-2-21): Ayer Encarna Yánez subió a las redes sociales el artículo que se va a publicar en el boletín de la Asociación Redes titulado “Ifigenia en Tomares“. Lo dejo aquí para que todo el mundo pueda descargarlo y leerlo:

También hoy, en uppers.es, se ha publicado la noticia con el título “La odisea de unas alumnas para salvar el griego en su instituto o por qué tuviste suerte de estudiarlo“, en la que se entrevista a Encarna y se aportan razones para firmar esta petición.

Actualización (17-2-21): Hoy se ha publicado en ABC de Sevilla la siguiente noticia: “La defensa del griego de las estudiantes de Tomares llega a la Real Academia Española“.

Desde aquí quiero mostrar todo mi agradecimiento y apoyo a la propuesta de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de su director, Tomás Marco, por haber hecho suya la defensa de nuestra (vuestra) asignatura y de todas las Humanidades. Muchísimas gracias por esta iniciativa.

Actualización (18-2-21): Hoy se ha publicado en The Conversation un artículo titulado “¿Qué perdemos al abandonar el Griego y el Latín?“, obra de M. Dolores Jiménez López, Profesora Titular de Filología Griega de la Universidad de Alcalá de Henares. Puesto que no sólo recoge la petición de las alumnas de Tomares sino también muchas cuestiones que afectan a las materias de Clásicas, he pensado que lo mejor sería transcribir a continuación el texto completo del artículo. Es éste:

¿Qué perdemos al abandonar el Griego y el Latín?

M. Dolores Jiménez López
Profesora Titular de Filología Griega, Universidad de Alcalá

Cuando podíamos viajar sin trabas pandémicas, Italia y Grecia eran destinos preferidos para millones de personas, que acudíamos allí atraídos por sus museos y los recintos arqueológicos de esas dos culturas sobre las que se asienta la nuestra.

Los museos en España ven llenas sus salas cuando organizan exposiciones relacionadas con el mundo clásico: aún se recuerda el éxito de Las furias. De Tiziano a Ribera (Museo del Prado, 2014) o Alma Tadema y la pintura victoriana en la colección Pérez Simón (Museo Thyssen-Bornemizza, 2014).

Los teatros tienen el éxito asegurado cuando llevan a escena versiones de Antígona, Medea o Edipo Rey, y el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida atrae todos los años a decenas de miles de espectadores.

Fundaciones e instituciones culturales que organizan anualmente ciclos de conferencias no dejan de incluir en su programación sesiones sobre personajes, ciudades, literatura o arte del mundo grecorromano, con asistencia de público asegurada.

El auge de la novela histórica

En la última década hemos vivido lo que ha dado en llamarse “el boom” de la novela histórica, uno de cuyos autores más conocidos, con sus novelas ambientadas en la antigua Roma, es Santiago Posteguillo, Premio Planeta 2018.

La británica Mary Beard, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2016, triunfa con sus libros de alta divulgación y sus documentales de TV sobre la Antigüedad clásica.

Poetas tan reconocidos Juan Antonio González-Iglesias o Aurora Luque, por mencionar solo un par de nombres, encuentran inspiración en los clásicos, y el pasado año recibió el Premio Princesa de Asturias de las Letras la canadiense Anne Carson, traductora y estudiosa de Safo, por su capacidad para “construir una poética innovadora a partir del estudio del mundo grecolatino”.

Y qué decir de la sorpresa editorial de 2019, El infinito en un junco de Irene Vallejo, que ha merecido el Premio Ojo Crítico de Narrativa 2019 y el Premio Nacional de Ensayo 2020; una obra sobre la invención de los libros en el mundo antiguo que conecta a través de un hilo magistralmente tejido los orígenes de la literatura en Grecia y Roma con nuestro mundo contemporáneo. Este ensayo emocionante de una filóloga clásica ha sido uno de los libros más leídos en España durante el confinamiento.

Abandonadas en los currículums

Y, paradójicamente, junto a este panorama cultural que transmite un interés constante y vivo por el mundo clásico, asistimos a un incomprensible abandono, cuando no desprecio, de los estudios de latín, griego y cultura clásica en los currículos académicos del sistema educativo español.

Tal situación viene propiciada desde dos frentes que se retroalimentan: la falta de consideración social hacia las Humanidades y los sucesivos planes de estudio.

Las familias, que tienen la última palabra en la elección de las asignaturas que cursan sus hijos en la enseñanza secundaria, acogen con ilusión su voluntad de ser médicos o ingenieros, pero no hay tantas que se alegren cuando estos deciden seguir la rama de Humanidades.

Muchas veces, además, la elección de una modalidad u otra se apoya en el consejo de los orientadores de los centros, de modo que, si un estudiante de secundaria es brillante y alcanza buenas calificaciones, todos los que tienen cierto ascendiente sobre él le dejarán muy claro que “desperdiciaría” su futuro si, con su potencial, se decantara por los estudios de letras.

La crisis de las Humanidades

Un joven con una clara vocación por las Humanidades es hoy en día casi un héroe si logra su objetivo de estudiar lo que desea en la secundaria y el bachillerato, pues, además de persuadir a su familia, ha de tener la suerte de estudiar en un centro que ofrezca siquiera ese itinerario.

En efecto, en muy pocos colegios privados y concertados se enseña griego, y en una parte considerable de institutos públicos ya no existe la rama de Humanidades, de modo que solo hay dos opciones: cambiar de centro (lo que no es factible en poblaciones pequeñas) o desistir.

Y aún entra en juego otro factor: que en ese instituto haya un número suficiente de estudiantes (más de cinco, más de diez, según las comunidades o los propios centros) como para que se permita configurar un grupo, pues, de lo contrario, la asignatura se suprimirá.

Cuando una asignatura se cierra, ¿cómo se espera conseguir suficiente número de alumnos el curso siguiente? El camino para estos estudios no es fácil y todo ello ocurre ante la indiferencia más absoluta de la sociedad.

Así, cada vez que un nuevo gobierno decide promover una reforma del sistema educativo, esta pasa inexorablemente por el arrinconamiento y la asfixia de estas materias.

Desde 1970, España ha visto pasar siete leyes educativas. En todas y cada una de ellas los profesores, las sociedades científicas, asociaciones e instituciones culturales que comparten su interés por los estudios clásicos han tenido que buscar apoyos y luchar, como quien trata de robarle terreno al mar, para que el latín, el griego y la cultura clásica no perdieran su sitio en la enseñanza Secundaria y el Bachillerato.

A nadie más parecía importarle. Recientemente se ha aprobado la Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE) y, como una maldición anunciada, el Latín y el Griego ni siquiera se mencionan. Y esto, pese a que la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad el pasado 27 de febrero de 2019 una Proposición No de Ley para instar al Gobierno a que solicite a la UNESCO la declaración del latín y el griego antiguo como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Firmas contra su desaparición

La Sociedad Española de Estudios Clásicos y la plataforma Escuela con Clásicos han promovido una campaña que está recabando miles de firmas y ha recibido el apoyo explícito, entre otras muchas y destacadas instituciones, de la RAE. De nuevo, como Sísifo, estamos empujando cuesta arriba la misma piedra.

Cabe preguntarse en qué sociedad vivimos si hemos de estar permanentemente justificando la necesidad de que nuestros jóvenes tengan, al menos, la posibilidad de formarse en Humanidades.

El estudio del latín y el griego favorece no solo el conocimiento de nuestra propia lengua, sino también el aprendizaje de otras lenguas romances, así como la adquisición del léxico de especialidades científicas.

Conforma, además, una conciencia gramatical importante para el estudio de cualquier idioma y el dominio de la escritura. El acercamiento a la literatura y la cultura clásicas nos permite entender de dónde venimos y cuánto compartimos, porque somos hijos del mundo grecolatino.

El caso de las estudiantes de Sevilla

Hemos recibido un legado común, transmitido durante siglos: ¿qué nos hace pensar que tenemos siquiera el derecho a privar a las siguientes generaciones de recibir esa herencia? Incluso los propios alumnos lo reclaman, como hicieron las estudiantes de un instituto de Sevilla recientemente a través de una petición en change.org.

La idea utilitarista de una educación que solo forma en aquello que es económicamente rentable es inaceptable. No podemos ni imaginar una sociedad cuyos ciudadanos se eduquen solo en materias “productivas”.

Los antiguos nos dieron el pensamiento filosófico, crearon la historia y las ciencias, nos enseñaron el arte de la palabra. Es difícil pensar en un aspecto de la cultura actual que no descanse de alguna forma en el mundo clásico.

Para seguir avanzando en cada una de estas disciplinas, es necesario volver constantemente sobre sus fuentes. Griegos y romanos conformaron los géneros literarios, la poesía, el teatro, la novela, componiendo las obras clásicas que nos identifican como civilización occidental.

Cada generación lee de una manera a sus clásicos y debe poder hacerlo acudiendo a los textos originales o a versiones actualizadas, sin que ello suponga un privilegio para unos pocos que puedan permitirse una educación mejor.

Hurtar a las futuras generaciones este derecho es condenarlas a no saber de dónde vienen. Y solo un sistema educativo que garantice en igualdad de oportunidades los estudios de Humanidades asegura la transmisión de este legado. Si rompemos el hilo invisible que nos une a nuestro pasado, si perdemos la perspectiva, ¿cómo vamos a entender nuestro presente y ser dueños de nuestro futuro?

Desde aquí quiero agradecer a M. Dolores sus palabras tan atinadas sobre este asunto que preocupa no sólo a los profesores de Clásicas que actualmente están ejerciendo su profesión, sino también a los alumnos de Clásicas de todas las Universidades españolas que pretenden continuar el trabajo de los que les enseñaron. Muchísimas gracias, ex imo corde, M. Dolores.

También hoy, en Libertad Digital, se ha publicado un artículo de Pedro de Tena titulado “El milagro de Tomares: 13 alumnas reclaman la presencia del griego en el Bachillerato“. Me quedo con este la introducción del artículo que se puede leer completo en el enlace anterior:

En Tomares (Sevilla), ha tenido lugar un milagro cultural. Todo comenzó cuando un grupo de alumnas de Griego de 2º de Bachillerato del Instituto Néstor Almendros de Tomares elaboraron un comunicado para poner de manifiesto su opinión “y consiguiente protesta sobre la situación de las Humanidades en este instituto”.

Actualización (22-2-21): Hoy se ha publicado en Notae Tironianae, blog colectivo de alumnos y profesores del Departamento de Filología Clásica e Indoeuropeo de la Universidad de Salamanca, la entrada titulada “Homero, Flaxman, Néstor Almendros, una línea de lo clásico“, texto firmado por Juan Antonio González Iglesias en el que, tomando como base la ilustración de John Flaxman que la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ha enviado como regalo a las alumnas de Tomares, se relacionan todos los personajes citados en el título de la entrada.

(Ilustración enviada por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando a las alumnas de Griego del IES Néstor Almendros de Tomares)

Hay que reseñar que Notae Tironianae (citando este blog) ya se ha ocupado en ocasiones anteriores de este asunto en las siguientes entradas:

No puedo más que agradecerles a todos la difusión y el apoyo a esta petición.

Hoy se me ha ocurrido ir un poco más allá: como sé (porque así lo han manifestado las alumnas en Twitter) que les ha hecho mucha ilusión el regalo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, he pensado regalarles yo aquí (de forma virtual, claro) el volumen completo de donde está tomada dicha ilustración, para que cada una de ellas y su profesora puedan imprimir la ilustración que más les guste, ya que la lámina enviada es sólo una. Se trata de la obra titulada Obras completas de Flaxman, grabador al contorno, por D. Joaquín Pi y Margall, publicada en Madrid, en 1860. Este ejemplar, que puede descargarse libremente desde Internet Archive, pertenece además al Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla.

Actualización (26-2-21): Ayer fue un día especialmente cargado de noticias sobre esta petición y sobre la defensa de las Humanidades en general y del Griego y el Latín en particular. Me enteré por Encarna de que la Embajada de Grecia en Madrid había hecho llegar sus felicitaciones a las alumnas a través de Twitter:

Las alumnas (@filohelenas, en Twitter) contestaron dando las gracias por este apoyo desde Grecia:

Yo también quiero agradecer este apoyo en particular y no se me ocurre nada mejor que contestarles con el video de hace ya años, con guión de Alfredo López y Arístides Mínguez, titulado “Gracias, Grecia“:

(Gracias, Grecia)

Pero el día no había hecho más que empezar: a mediodía, una representación de las alumnas del IES Néstor Almendros fueron invitadas al pleno municipal del Ayuntamiento de Tomares donde se aprobó la siguiente declaración institucional (que transcribimos a continuación) en apoyo de los estudios de lenguas clásicas:

Declaración institucional del Ayuntamiento de Tomares en apoyo de los estudios de lenguas clásicas

Tomares, a 22 de febrero de 2021

El Ayuntamiento de Tomares muestra su apoyo a las trece alumnas de Griego del IES Néstor Almendros, de Tomares, que han iniciado una campaña de recogida de firmas con el objetivo de que no desaparezca esta asignatura del sistema educativo.

El griego, junto al latín, las artes, la cultura clásica y las humanidades en general, viene padeciendo desde hace ya demasiados años una pérdida de importancia en el desarrollo curricular del sistema educativo español, llegando en algunos casos, como el de la enseñanza de las lenguas clásicas, a que sea prácticamente testimonial y, en peor, de los casos, inexistente.

El sistema educativo español, con la intención de modernizarse se apuntó a la corriente “utilitaria” que ha dado preponderancia a las asignaturas técnicas y de ciencias sobre las humanidades, una tendencia que en los países con mejores resultados educativos está en claro declive y han vuelto a los clásicos, porque han comprobado que el alumno necesita, en sus años de instituto, de una formación
global tanto para su futuro desarrollo personal, laboral como universitario.

Por lo que siguiendo las últimas tendencias educativas, lo moderno, y lo coherente, a volver a lo clásico.

Nuestra cultura, nuestra sociedad, se sustenta en los clásicos, en Grecia y Roma, y no conocer de dónde venimos nos puede llevar a que no sepamos a dónde vamos. Nuestra lengua, el español, tiene un 70% de palabras de procedencia latina, llegando hasta al 85% el vocabulario cotidiano que procede de esta lengua clásica, mientras que otro 10% es de origen griego.

Pero no sólo el español. Una lengua germánica como el inglés, tiene una gran influencia de latín, ya que el 65% de su vocabulario procede de esta lengua.

Es más, si queremos que la educación tenga esa función de “utilidad” inmediata, aprender las lenguas clásicas es fundamental.

Quien sabe latín o griego, sabe de dónde vienen nuestras palabras y conoce que nuestra “philosophia, musica, poesis y mathematica nacieron en Grecia o que el origen de la “schola o paedagogus” es helénico.

El griego no debe de desaparecer de nuestras aulas y, al igual que la Real Academia Española, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando o la Sociedad Española de Estudios Clásicos, el Ayuntamiento de Tomares es sensible a la situación por la que pasen los estudios clásicos en España y muestra su apoyo a las lenguas clásicas.

El Ayuntamiento de Tomares solicita a todas las administraciones responsables, a todos los partidos políticos, a la consejería de Educación y al Ministerio de Educación una reflexión sosegada para que el sistema educativo español vuelva a dar importancia a las humanidades y las lenguas clásicas.

Como ha escrito Irene Vallejo, la Biblioteca de Alejandría “era la avanzadilla de una sociedad que podríamos considerar globalizada, como la nuestra. Esa primitiva globalización se llamó helenismo”.

Hagamos que los alumnos del mañana disfruten de la globalización de la cultura, de una educación en la que conozcan su pasado para vivir un futuro mejor.

Aquí pueden verse algunas fotos de dicho acto:

Mi agradecimiento también para el Ayuntamiento de Tomares por esta toma de partido en defensa de los estudios de Clásicas.

Pero el día todavía no había terminado: cuando eran las 9 de la noche, se anunció que, en el Telediario 2 de la Primera cadena de RTVE, el periodista Carlos del Amor presentaría un espacio en el que la intervención de Irene Vallejo estaría subtitulada en latín. Se trataba de ofrecer el reconocimiento a Irene por los 200.000 ejemplares vendidos de El infinito en un junco, pero ella no quiso dejar pasar la oportunidad de defender las lenguas clásicas. Los subtítulos, obra de nuestra compañera y amiga Maite Jiménez (de la que recomiendo fervientemente su blog Grand Tour), fueron también un reconocimiento al valor de las Clásicas como herramienta de comunicación universal, porque ese breve espacio de televisión podría haber sido entendido perfectamente por cualquier persona del mundo con conocimientos de latín.

(Irene Vallejo reivindica las lenguas pasadas, presentes y futuras)

Desde aquí otra vez mi reconocimiento y gratitud a los tres implicados, Carlos del Amor, Irene Vallejo y Maite Jiménez.

Actualización (28-2-21): Hoy nos hemos levantado con un texto emocionante, lleno de fuerza, de vigor, de resonancias clásicas, obra de Beatriz Vidal (gracias otra vez, Beatriz), en eldiario.es. Como no quiero que se pierda, dejo aquí el texto completo de esa noticia titulada “La Antorcha Andaluza de la Libertad“:

La Antorcha Andaluza de la Libertad

Los Estudios de Letras son una manera de estar en el mundo, una forma de vida continua, lámparas incesantes, luz de reserva en épocas oscurantistas

Pesada, férrica o de madera y savia, grandiosa, embreada, refulgente, cálida, esculpida con friso dórico, guarnecida por la memoria, emblemática, sacrosanta, y portada por las Filohelenas: las doce bachilleres de Tomares (Sevilla) que se han propuesto asegurar la continuidad de la asignatura de Griego en su instituto; que es decir, preservar la rama de Humanidades en la Educación Secundaria tal y como la conocemos.

Es la Antorcha Andaluza de la Libertad con sus doce faces humanistas. Doce manos enérgicas elevan una gran llama de lenguas vivas que ondean a los cuatro vientos como la arbonaida. Como un plante en la escuela pero ningún plante, porque las estudiantes siguen alegres a sus materias humanísticas y organizadas en torno a sus exámenes. Como una paciente rebelión que es irreductible, porque la arma la fe en el Conocimiento, desde el que crecen hojas perennes. Como la de un árbol milenario, la voluntad de Las Doce de Griego -así las llama su profesora Encarna- es inquebrantable. “Espero que vuestra antorcha se mantenga encendida y siga iluminando más y más” les deseaba la cineasta Arantxa Aguirre tras mostrar su apoyo a la iniciativa.

Es la Antorcha Andaluza de la Libertad un campanario de antorcha: esmalta todos los barrios, se vierte en cada patio y dora las macetas. Es la Antorcha Andaluza de la Libertad una torre de oro, no antorcha. ¿Qué es hoy la libertad si no implica defender el lugar y el camino del Saber que te emociona y que amuebla tu mundo? Pues la libertad no la inmortaliza una estatua de piedra revoloteada en las películas por toda suerte de superhéroes intergalácticos cuyos poderes extraordinarios enmiendan instantáneamente la realidad de la nación. La polis griega engendró mucho antes, hace unos cuantos miles de años, otro tipo de heroínas mediterráneas que vemos destellando en los rostros de las Filohelenas, que sentimos latir bajo las fibras honestas de su causa a favor del futuro de los demás, metamorfoseadas como halos alrededor de la solidaria lampadedromía que Las Doce de Griego han iniciado. La libertad nos la están recordando estas jóvenes de carne y hueso hispalenses en carrera universal por la formación de los que vendrán. “Sea por Andalucía libre, España y la Humanidad” tuvo que escribir Blas Infante después de ensoñarlas.

Los Estudios de Letras son una manera de estar en el mundo, una forma de vida continua, lámparas incesantes, luz de reserva en épocas oscurantistas. ¿Qué hace un país europeo zarandeando las Humanidades, desmoronándolas hasta el punto de desterrarlas por el sumidero irreversible de la indolencia, a la desaparición? No se puede negar a las personas, en los institutos de los pueblos más alejados de la urbe, el desarrollo interior de un modesto habitáculo en el que ser. «Libertad para decidir un quehacer. Libertad y vocación. ¿No será ese terreno de la vocación el adecuado para entender desde él el sentido de la libertad en el hombre?» escribió María Zambrano reflexionando sobre cómo educar para la libertad, y parece que la filósofa está pensando ahora mismo en voz alta.

La Escuela es el Templo del Saber, no un banco de peones listos para autoflagelarse por el valor que se le ha dado al papel de colores. ¿A quién le interesa que sea lo segundo y no lo primero? ¿Está a subasta la nave del Estado que versificó Alceo? ¿Hacia dónde está girando? ¿Adónde estamos yendo? ¿Quién se sienta a los mandos? ¿Qué desvía el timón? Si no hay unas prestigiadas Humanidades, ¿cuándo se entregará a las generaciones venideras el relevo del acervo colectivo? ¿Cómo se les transmitirá un utillaje para asumir críticamente el pasado? ¿Se le dejará a la inteligencia artificial? ¿Al amontonado bombardeo informativo con que nos asaltan los buscadores de la red? ¿A los titulares mediáticos en busca del clic? No lo sé.

Lo que sí sé es que la alta cultura ha de mantenerse cerca de la ciudadanía tripulante. No hace nada en los herméticos salones de una élite. Ha de asentarse todos los días en los centros educativos a pie de pueblo cual mariposa que sale al vuelo a polinizar los ojos más frágiles. No lo dudaban las intelectuales y los artistas, las profesoras y los maestros que hace un siglo animaron las Misiones Pedagógicas y las movieron hasta el rincón más apartado de nuestra geografía. Lo sabía muy bien Federico García Lorca cuando diseñó y dirigió “La Barraca”. ¿Lo sabemos nosotros? ¿Será HAMARTÍA por HÝBRIS aquello que, a contracorriente, se está escurriendo del crujiente tablao sociopolítico que acompasa nuestras vidas? La superficie de cortoplacismo político aturde. Mejor bajemos a refrescarnos al río generoso de la Literatura Griega.

Es la Antorcha Andaluza de la Libertad con sus doce faces humanistas un estandarte tras el que marchar. Por ello te encuentras aquí. No te resignas a que el Griego, el Latín o la Filosofía se diluyan en la cada vez más desertificada Escuela Pública. Quieres reivindicar que estas materias, así como el itinerario que conforman, se promuevan con orgullo, que no se estrellen contra el suelo árido de los prejuicios. Estas calles de letras te reciben en cuanto has podido tomarle unos suspiros al invisible cronómetro diario que te tiene en todas partes. Quizá vienes a experimentar el sentido que la antorcha anunciada en el título tiende hasta ti. Somos muchos los congregados a los márgenes de la absorbente pantalla que, como un espejo, nos conecta. La improvisada reunión en estos renglones consiste en caminar unos segundos por las palabras que quedan.

Al emprender la excursión, los caparazones desiguales de la calzada te enfrían la suela de los zapatos. El cielo va asomando como un péndulo aleatorio sobre los edificios que dejamos atrás. Sara, Julia, Lucía, Marta, Elena, Lola, Paula, Loreto, María, Graciela, Marisa, Estrella y Encarna van en la avanzadilla. Enfrente, muy al fondo del trayecto, vislumbras la ventana cerrada de una casa. De ella te separa un ajardinado sendero de guijarros que ya está casi andado. Llegas cerca de la pared. El invierno aquí muerde con unas estalactitas que desguazan cualquier cuerpo. El propietario de la casona yace en su lecho de muerte. Ha vivido durante el Siglo de las Luces y, en su último aliento de vida, no deja de percibir las turbaciones que han empezado a corroer el ambiente. “Macht doch den zweiten Fensterladen auch auf, damit mehr Licht hereinkomme” (‘Abran también los postigos de la ventana para que entre más luz’) oyes exhalar dentro. “Luz, más luz” es lo que el hombre está pidiendo. Alguien en la cámara se aproxima a la ventana, la abre y empuja los postigos hacia sendos lados. Afuera resplandecen las Doce de Griego. Junto a ellas, tú también has ido a la ciudad de Weimar para aliviar a Goethe con el brillo del Conocimiento, con la antorcha de las Humanidades.

Hoy, que celebramos en Andalucía el día de la Comunidad, no podía haber un título más adecuado para este texto. Las redes sociales han dejado muestras del reconocimiento a este fantástico artículo. Dejo aquí las reacciones de Irene Vallejo, de Arantxa Aguirre y de la Sociedad Española de Estudios Clásicos Nacional en Twitter:

 

 

Publicado en #EscuelaConClásicos, Clásicas, SEEC | 1 Comentario

Clásicas – MNAR – Ser mujer en Roma. Cornelia Nothis (Mujeres, 8 de marzo)

(Ser mujer en Roma. Cornelia Nothis)
Publicado en Clásicas, MNAR, Mujeres | Deja un comentario

Olalla Castro – Esas huellas son tú (Poesía, 8 de marzo)

(Olalla Castro lee su poema Esas huellas son tú)

Esas huellas son tú

En la historia hubo bordados rosa palo
y una lista infinita de lazos,
broches, tocados y sombrillas.
Las mujeres, sentadas en la hierba,
admiraron a los jugadores de críquet
con las piernas primorosamente cruzadas.
Pero no todo eran síes detrás del abanico.

En la historia
hubo dedos deslizándose
sobre cuentas de nácar,
miles de rojas bocas
rogando al mismo dios
que había cerrado todos los pestillos
desde fuera.
En la historia hubo ojos
detrás de las cortinas
y un luto de serrucho
hiriendo la vida hasta talarla.
Hubo casas de retiro y camisas de fuerza.
Baños fríos y un palo entre los dientes
justo antes de cada nueva descarga.
En la historia hubo hermanas
frotando las baldosas sobre las que,
el día anterior,
se habían desangrado otras hermanas.
Era enjuagar o morir
(y ambas cosas dolían).

Temblé con el temblor de cada una
y reí con su risa,
porque también rieron.
Y es que la historia estuvo llena
de pequeñas victorias
de las que ningún diario se hizo eco:
gritos agudos que rompieron las copas
justo antes del brindis,
miles, millones de palabras
escritas cuando el trigo estaba alto,
justo antes de comenzar la siega.
Minúsculas pisadas
(las propias de quien anda de puntillas)
adentrándose en los bosques más azules:
la húmeda memoria de aquéllas que escaparon.
Aunque el tiempo y el espacio no coincidan,
ese rastro encaja con tu sombra.
No intentes olvidarlo:
esas huellas son tú y nombran el camino.

(De Olalla Castro, en Poesía (contra) corriente. Poemas (in) surgentes, 2017)
Publicado en Mujeres, Poesía | Deja un comentario

Poesía – Carla M. Nyman, Elegía II (fragmento)

(Carla M. Nyman lee un fragmento de Elegía II)

Elegía II (fragmento)

Podría llamarlo
lugar extraño
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlanksin identificar
hasta entonces conocido
un cuerpo cuando sale de otro cuerpo
es un cuerpo anestesiado
irreconocible al tacto
y queda un espacio roto
fallido
suenan los huesos
como si por ellos pasara la lluvia
luego el derrumbe
un saco de piedras contra el suelo
ahogarlo en el mar:
un cubo de plástico
en las diminutas manos de un niño

(De Carla Nyman, Elegías para un avión común, 2020)

Publicado en Mujeres, Poesía | Deja un comentario

Clásicas – Pedro Olalla, Historia menor de Grecia

(Pedro Olalla lee un capítulo de Historia menor de Grecia)

COSTAS DE JONIA ORIENTAL, MAR EGEO
C. 750 ANTES DE CRISTO

Apoyado en su báculo, un aedo de mediana edad y cuerpo robusto avanza a zancadas sobre las rocas bajo las que se esconden los cangrejos y los pulpos. El agua que entra y sale de las oquedades acompaña el flujo de sus pensamientos.

El aedo ha repetido ante muchas audiencias las genealogías de los antepasados, las proezas de los que fueron a Troya y a la Cólquide, las leyendas de aquel puñado de hombres que en los tiempos antiguos vivieron contiguos a los dioses y que incluso llegaron a disputar con ellos su destino. Rasgando la lira o la cítara e improvisando con maestría sonoros hexámetros, ha evocado una y otra vez la aurora de los dedos de rosa, las carnes humeantes sobre los trípodes de bronce, la mirada distante de los dioses y la ruidosa caída de los guerreros muertos.

Últimamente, el aedo se siente arrastrado por una tentación desconocida. Quiere llevar los mitos y los versos de la larga tradición en la que se ha criado hacia un poema nuevo: un poema donde lo colosal, lo oculto y lo eterno aparezcan al lado de lo humano, donde la muerte de un enemigo sea narrada con el mismo dolor que la de un aliado, donde se muestre verdaderamente que no hay sobre la tierra nada más miserable y más grandioso que el hombre.

Para lo que se propone, no necesitará —como es costumbre— narrar una campaña de principio a fin. Le bastará con unos pocos días anteriores a la toma de Troya, y no será siquiera necesario describir la caída. Él prestará su voz para cantar la cólera de Aquiles, que arrastró al Hades las almas de tantos aqueos y troyanos. Si la Musa consiente, hará entender que la fragilidad y la grandeza del hombre van unidas inseparablemente; se esforzará en trazar una imagen del héroe sin perfilar netamente sus rasgos ni señalarlo nunca de manera inequívoca; dejará percibir sus brillos de excelencia confundidos a menudo con bajeza o con contradicción; y hará sentir que el éxito y el fracaso son en el fondo circunstancias ajenas a su verdadera condición. Aquiles llevará este mensaje, pero también Héctor, y los dioses que los miran luchar, y el caballo que predice la muerte del Pelida.

Ahora, resguardado del sol en una gruta donde huele a salitre y a algas, presiente que el poema que se propone componer está llamado a sustentarse en la escritura en vez de en la memoria, a cambiar la voz de los aedos por la de esos extraños dones con voz y pensamiento que Cadmo trajo un día a estas tierras. Su creación exige una osadía, tal vez un sacrilegio: dejar la palabra expuesta al silencio de la mirada.

Prudente y reflexivo, el aedo reconsidera nuevamente su propósito. La brisa racheada aventa duras gotas de mar. En los tiempos que vengan, aunque callen la cítara y la lira, aunque desaparezcan las naves y las guerras, su creación no dejará de ser eterna, y los hombres alcanzarán la altura de esos nuevos versos tan sólo el día en que tomen conciencia de la humildad de su naturaleza, en que se sientan seducidos por sí mismos hacia el bien, en que se sepan jueces solitarios de sus actos, en que compadezcan de veras la desgracia y el sufrimiento ajenos, y en que consigan asumir su destino en vez de soportarlo. Es dudoso, no obstante, que esto suceda pronto.

(De Pedro Olalla, Historia menor de Grecia, 2010)

Publicado en Clásicas, Literatura griega | 1 Comentario

Música – Christos Cholidis, S’ agapo (makria sou ola miazoun psema)

Σ’ αγαπώ (μακριά σου όλα μοιάζουν ψέμα)

Δεν περνά, αυτή η νύχτα δεν περνά
Μια στιγμή μονάχα μία σου ματιά
Αυτή η αγάπη κάνε Θεέ μου να ‘ναι αληθινή
Απ’ την ανάσα σου παίρνω κι εγώ αναπνοή
Είσαι για μένα, είσαι η ζωή

Σ’ αγαπώ, μακριά σου όλα μοιάζουν ψέμα
Σ’ αγαπώ, τη ζωή μου δίνω εγώ για σένα
Σ’ αγαπώ, είσαι χτύπος στη δική την καρδιά

Σ’ αγαπώ, μακριά σου όλα μοιάζουν ψέμα
Σ’ αγαπώ, τη ζωή μου δίνω εγώ για σένα
Σ’ αγαπώ, είσαι κύμα που με παίρνει μακριά

Δεν περνά, αυτή η νύχτα δεν περνά
Μακριά απ’ τη δική σου αγκαλιά
Μη με προδώσεις, εδώ να μείνεις
Μη μ’ αφήσεις για άλλη συντροφιά
Νιώθω στα χείλη μου ακόμα τα υγρά φιλιά
Σε θέλω τόσο μόνο για μένα

Σ’ αγαπώ, μακριά σου όλα μοιάζουν ψέμα
Σ’ αγαπώ, τη ζωή μου δίνω εγώ για σένα
Σ’ αγαπώ, είσαι χτύπος στη δική την καρδιά

Σ’ αγαπώ, μακριά σου όλα μοιάζουν ψέμα
Σ’ αγαπώ, τη ζωή μου δίνω εγώ για σένα
Σ’ αγαπώ, είσαι κύμα που με παίρνει μακριά

(Από Χρήστος Χολίδης, Να με θυμάσαι, 2012)

Te amo (lejos de ti todo parece mentira)

No pasa, esta noche no pasa,
Un momento solo un vistazo a ti,
Este amor hace a mi Dios verdadero,
Te quito el aliento de tu aliento
Eres para mi, eres mi vida

Te amo lejos de ti todo parece mentira,
Te amo mi vida la doy por ti
Te amo, eres un latido en mi corazón

Te amo lejos de ti todo parece mentira,
Te amo mi vida la doy por ti
Te amo, eres una ola que me lleva lejos.

No pasa, esta noche no pasa
Lejos de tus brazos
No me traiciones, quédate aquí,
No me dejes por otra empresa,
Todavía siento en mis labios los húmedos besos,
Te quiero tanto, solo para mí

Te amo lejos de ti todo parece mentira,
Te amo mi vida la doy por ti
Te amo, eres un latido en mi corazón

Te amo, lejos de ti todo parece mentira,
Te amo, mi vida la doy por ti
Te amo, eres una ola que me lleva lejos

Publicado en Música, Música griega | 1 Comentario

Música – Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη (Τάκης Μωράκης, Sofía Loren)

(Sofía Loren, Takis Morakis, Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη)

Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη

Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη
τι είν’ αυτό, τι είν΄αυτό
που κρυφά τις καρδιές οδηγεί
κι όποιος το ’νιωσε το νοσταλγεί

Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη
τι είν’ αυτό, τι είν΄αυτό
γέλιο, δάκρυ, λιακάδα, βροχή
της ζωής μας και τέλος κι αρχή

Ποτέ ποτέ κανένα στόμα
δεν το ’βρε και δεν το ’πε ακόμα

Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη
τι είν’ αυτό, τι είν΄αυτό
που σε κάνει να λες το σκοπό
σ’ αγαπώ, σ’ αγαπώ, σ’ αγαπώ

Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη
τι είν’ αυτό, τι είν΄αυτό
στο λεπτό που σου δίνει φτερά
κι είναι λύπη μαζί και χαρά

Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη
τι είν’ αυτό, τι είν΄αυτό
γέλιο, δάκρυ, λιακάδα, βροχή
της ζωής μας και τέλος κι αρχή

Ποτέ ποτέ κανένα στόμα
δεν το ’βρε και δεν το ’πε ακόμα

Τι είν’ αυτό που το λένε αγάπη
τι είν’ αυτό, τι είν΄αυτό
που σε κάνει να λες το σκοπό
σ’ αγαπώ, σ’ αγαπώ, σ’ αγαπώ.

Στίχοι: Γιάννης Φερμάνογλου.
Μουσική: Τάκης Μωράκης.
(De la película dirigida en 1957 por Jean Negulesco titulada Boy on a dolphin, y, en castellano, La sirena y el delfín)

(Trailer de la película)
Publicado en Música, Música griega | Deja un comentario

Música – María La Mónica feat La Mari de Chambao, Dímelo

(María La Mónica feat La Mari de Chambao, Dímelo)
Publicado en Música | Deja un comentario

Clásicas – María Rosal, Odisea doméstica (Tradición clásica)

(María Rosal lee su poema Odisea doméstica)

Odisea doméstica

I

Era un lobo de mar,
un titán laureado en páramos
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankignotos,
protagonista altivo a la luz cenicienta
de las noches de invierno.

Era Ulises Rodríguez,
tatarabuelo nuestro,
tallado en el temblor
de la voz procelosa de la abuela.

Atravesó mil mares,
remontó el curso de ríos encrespados.
Fue justo, fue valiente,
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankcasi inmortal,
honesto. Se enfrentó
a todos los peligros sobre la superficie
de la tierra y dejó en el océano
una estela de sangre.

En el pueblo lo aguardaban su esposa
y su único hijo.

Tardó más de veinte años en volver
pero antes se enfrentó a monstruos
y a tiranos.
Ordenó que lo ataran a un mástil
para no oír la voz malvada
de unas bellas mujeres
que querían alejarlo
de mi tatarabuela,
mordiendo su memoria
con la miel de su canto.

II

Nadie puede saber cuánto sufrí por ellos,
cuántas noches recé contra las sábanas
extensas letanías por el feliz encuentro
y porque en otro mundo jamás se separaran.

Un día en el colegio,
los puñales más crueles
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankhirieron mi memoria.
Huérfana y desolada, enmudecí
frente a la crónica
que el libro de lectura ofrecía
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankante mis ojos.

Llegué a casa llorando,
con las trenzas deshechas
y odiando a la maestra.
Me había arrebatado
BlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlankBlank