Clásicas – Andrea Marcolongo – En el principio fue la palabra (Cadena Ser, A vivir que son dos días, 23-7-22)

(Andrea Marcolongo lee su texto sobre la palabra)

Palabra

En la boca, bien escondida entre los dientes, tenemos todos algo en común: la lengua, que permite al ser humano articular los sonidos en sílabas y palabras. Es esta la capacidad única, casi mágica, yo diría, que nos distingue de los animales. Cuando la lengua pasa de ser solamente un músculo que se mueve con torpeza en la boca y deviene idioma para compartir la vida, entonces podemos decirnos plenamente humanos.

Si lo que chasquea en nuestra boca es igual para todos, ¿por qué hablamos diferentes idiomas? ¿Y por qué las palabras cambian no solo entre las distintas lenguas, sino en función del tiempo y del espacio dentro de un mismo idioma? Es decir, ¿por qué el castellano que se habla hoy no es el mismo que hablaban nuestras abuelas ni Don Quijote hace varios siglos? Porque toda lengua es, por encima de todo, una aventura humana. Las sociedades evolucionan y cambian con cada descubrimiento y con cada progreso, por eso no existen lenguas estáticas ni siempre idénticas —o quizá, solo en el paraíso terrestre donde, según el mito, se hablaba un único idioma hasta la caída de la Torre de Babel, destruida en tantas partes como lenguas se hablan hoy en el mundo.

La etimología es la ciencia que estudia el viaje que las palabras han recorrido hasta llegar a nosotros. Como un árbol, también las palabras tienen raíces, bien ancladas no en la tierra, sino en la historia de todas las lenguas. A partir de estas raíces, cada palabra ha ido evolucionando en forma diferentes, como frutos de color y sabor diversos, según los pueblos que eligieron usarla y según las épocas históricas.

También la palabra “etimología” tiene una etimología: deriva del adjetivo griego etymos (ἔτυμος) que significaba “verdadero”. Si bien las palabras pueden ser modificadas, las raíces de las que provienen no pueden ser manipuladas. Por eso, según los antiguos, las etimologías eran “verdaderas” y quien sabía descubrirlas poseía la verdadera esencia, el jugo de las palabras.

Se dice que no hay viaje más hermoso que el recorrido a bordo de una palabra y es precisamente este el viaje que vamos hacer juntos este verano. Si las palabras son las lentes a través de las cuales miramos el mundo, cada etimología es la historia de nuestra capacidad de expresarnos a través del lenguaje. Es nuestra historia.

Desde el 23 de julio, a lo largo de este verano, en el programa A vivir que son dos días (de 9 a 10, los sábados), de la Cadena Ser, Andrea Marcolongo nos deleitará con el significado de las etimologías en nuestro idioma.

Más información:

Esta entrada fue publicada en Clásicas, etimología, Lectura, Literatura griega, Tradición clásica. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.