Para repensar la educación (Raoul Vaneigem)

descarga

Muchísimas veces un tweet es algo más que un mensaje inofensivo lanzado a la red: hoy me he encontrado con éste, de mi amigo Ramón Besonías (@ramon_besonias), después de un examen con los alumnos de 2º de Bachillerato, y tiene relación directa con la pregunta de una alumna al terminar el examen: “¿Aunque suspendamos tú nos vas a querer igual, no?”. Por eso he pensado que, para que todos reflexionemos, podía dejar aquí el texto que Ramón compartía en Twitter, extraído del libro Antimanual de Filosofía, de Michel Onfray.

Examinar a los alumnos

Cada día el alumno penetra, lo quiera o no, en una sala de audiencias en la que comparece ante los jueces bajo la acusación de presunta ignorancia. A él le corresponde demostrar su inocencia regurgitando cuando se lo piden los teoremas, reglas, fechas, definiciones que contribuirán a su relajación al final del año escolar. La expresión «someter a examen», es decir, proceder, en cuestiones criminales, al interrogatorio de un sospechoso y a la exposición de los cargos, evoca bien la connotación judicial que reviste el examen escrito y oral infligido a los estudiantes.
Nadie pretende aquí negar la utilidad de controlar la asimilación de los conocimientos, el grado de comprensión, la habilidad experimental. Pero ¿hace falta para ello disfrazar de juez y de culpable a un maestro y a un alumno que solo pretenden instruir y ser instruido? ¿Qué espíritu despótico y arcaico autoriza a los pedagogos a erigirse en tribunal y cortar por lo sano con la cuchilla del mérito y el demérito, del honor y el deshonor, de la salvación y la condena? ¿A qué neurosis y obsesiones personales obedecen para atreverse a marcar con el miedo y la amenaza de un juicio que suspende el camino de niños y de adolescentes que sólo tienen necesidad de atenciones, de paciencia, de estímulos y de ese afecto que tiene la clave para obtener mucho exigiendo poco?
¿No será que el sistema educativo sigue fundándose en un principio innoble, que procede de una sociedad que sólo concibe el placer desde el tamiz de una relación sadomasoquista entre amo y esclavo: «Quien bien te quiere te hará llorar»?
Pretender determinar mediante un juicio la suerte de otro es un efecto de la voluntad de poder, no de la voluntad de vivir.
Juzgar impide comprender para corregir. El comportamiento de esos jueces, acobardados ellos mismos por el temor a ser juzgados, aparta de las cualidades indispensables al alumno comprometido en su larga marcha hacia la autonomía: la obstinación, el sentido del esfuerzo, la sensibilidad alerta, la inteligencia sutil, la memoria constantemente ejercida, la percepción de lo vivo en todas sus formas y la toma de conciencia del progreso, de los retrasos, de las regresiones, de los errores y de su corrección.
Ayudar a un niño, a un adolescente, a asegurar su mayor autonomía posible implica, sin duda alguna, una constante lucidez sobre el grado de desarrollo de las capacidades y sobre la orientación que las favorecerá. Pero ¿qué tiene en común el control al que el alumno se sometería cuando estuviera listo para franquear una etapa del conocimiento y el someterse a examen ante un tribunal profesoral? Dejad, pues, la culpabilidad para los espíritus religiosos que sólo piensan en atormentarse atormentando a los demás.

(Aviso a escolares y estudiantes, Barcelona, 2001, traducción de Juan Pedro García del Campo)

Raoul Vaneigem (belga, nacido en 1934)
Convertido en uno de los inspiradores del pensamiento de la corriente contestataria de Mayo del 68 con un libro de culto: Tratado del saber vivir para el uso de las jóvenes generaciones (1967). Realiza una crítica radical del capitalismo, instrumento de muerte y alienación, v defiende la revolución como condición de realización del goce.

Como decía Ramón Besonías en su tweet: “Para repensar la educación. ¿Por qué evaluar? ¿Qué evaluar? ¿Cómo evaluar?”. Además, el libro del que está extraído el texto, Antimanual de Filosofía, de Michael Onfray, debería ser libro de texto por muchísimos otros motivos que otro día continuaré exponiendo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .