Off-topic: Hans Christian Andersen y Málaga

Para Maite Ximénez

Hoy me siento casi como Lope, porque una entrada me manda hacer Maite:

Un soneto me manda hacer Violante
que en mi vida me he visto en tanto aprieto;
catorce versos dicen que es soneto;
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante,
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,
y parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aun sospecho
que voy los trece versos acabando;
contad si son catorce, y está hecho.

Y es que, aprovechando que Maite anda embarcada en seguir los pasos de Hans Christian Andersen en sus viajes por Grecia en su blog Classic Grand Tour, se me ocurrió comentarle que en Málaga, donde también estuvo este escritor, hay una escultura en la Plaza de la Marina que recuerda su estancia en la ciudad. Así que me respondió que ahora me tocaba a mí. Y a ello me he puesto.

Andersen, escritor danés autor de cuentos como La sirenita o El patito feo, estuvo en Málaga en los primeros días de octubre del año 1862 y recogió su experiencia en el libro Viaje por España. Llegó en barco procedente de Cartagena y entonces:

malaga_01A la vista apareció Málaga, con sus casas blancas, su magnífica catedral y su prominente Gibralfaro, la antigua y resistente fortaleza árabe.

Más adelante, sigue contando su visita y la impresión que le produjeron sus gentes:

A nuestros pies se extendía Málaga, cuya imponente catedral recordaba una inmensa arca en medio de un mar petrificado y blanco de espuma.malaga_02

Mucho ha sido aquí abolido, y más lo será; pero no los ojos andaluces… ¡Eso sería pecado mortal! Sería como apagar los luceros que en España brillan en el cielo y entre las pestañas de delicados párpados, no solamente a través del encaje de una mantilla negra, sino también en el niño mendigo y en la hermosa gitana que vimos vendiendo castañas. ¡Quién fuese dueño de su retrato! Ser dueño de ella sería pedir demasiado.

Junto al muro de su casa cubierto de geranios, estaba ella sentada en la escalera de mármol; ¡tan joven y bonita, y vendiendo castañas! Con una flor en el pelo y descalzos los pies; mirome con ojos de fuego. Si yo no viniese del país del hielo, me habría derretido como cualquier español.

anita-delgado

Anita Delgado Briones

No tuve más remedio que bajar a la Alameda y mezclarme con el gentío, para mirar a tanta mujer bonita, con llameantes ojos, como paseaba por allí, agitando con gracia innata los relumbrantes abanicos de lentejuelas. ¡Qué verdad dice la vieja copla española!:

Una mujer malagueña
tiene en sus ojos el sol,
en su sonrisa la aurora
y un paraíso en su amor.

Y todo esto me llevó a recordar que hace algunos años, en la Exposición Eros en el Museo de Málaga: del mito a la tradición cultural, me encontré frente a un cuadro de Federico Beltrán Masses titulado La princesa de Kapurthala y fechado en 1919, y me interesó mucho saber que aquella que tenía delante era una malagueña que se convirtió en princesa de una región de la India.

Anita Delgado Briones (1890 – 1962) era una joven humilde del Perchel que con tan sólo diecisiete años se convirtió por amor en maharaní Prem Kaur de Kapurthala. Integrante con su hermana Victoria del grupo de baile Las Camelias, la conoció y se enamoró del ella Jergait Singh, maharajá de Kapurthala, durante su estancia en Madrid por la boda del rey Alfonso XIII con la princesa Victoria Eugenia. El idilio fue rápido y en 1908 contrajeron matrimonio, trasladándose a su reino de ensueño oriental en la remota India. Su extremado tren de vida ha dejado huellas en la ciudad, como el sari regalado a la Virgen de la Victoria o las magníficas joyas que se subastaron en la londinense galería Christies en 2007. Su biografía la escribió la escritora gallega Elisa Vázquez de Gey en 1998, que mantiene la página Princesa de Kapurthala. Hace años, RTVE le dedicó un programa de Crónicas titulado El amor de un príncipe.

Y llegamos a la actualidad: hasta el 23 de julio de este año pueden verse en La Térmica de Málaga la exposición titulada Marisol: El resplandor de un mito, que recoge las fotografías de César Lucas de otra malagueña que se convirtió en un mito de nuestro tiempo y a la que muchos consideran representante de la mujer malagueña, Pepa Flores.

Cesar-Lucas-2015_005-NIV-RE

De nombre artístico Marisol, tuvo gran éxito en los años 60 en el cine y la canción hasta que decidió retirarse completamente de la vida pública. Todavía hoy he encontrado a algunos malagueños que confiesan que en su juventud estaban rendidamente enamorados de ella.

Marisol-El-resplandor-de-un-mito-La-Térmica

Y termino esta entrada con una cita de Andersen, precisamente la que se encuentra grabada en su estatua de la Plaza de la Marina:

En ninguna otra ciudad española he llegado a sentirme tan dichoso y tan a gusto como en Málaga.

Hans Christian Andersen

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Off-topic: Hans Christian Andersen y Málaga

  1. Mira qué bien te ha quedado, Javier. Cómo se derritió el pobre Andersen ante esa explosión de sentidos que es tu tierra. Gracias por atender mi sugerencia. Un beso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s